Follar con chicas

¿Qué es el servicio GFE?

Por servicio Girlfriend Experience (GFE) conocemos aquel servicio que presta una escort, prostituta de lujo, chica relax o señorita de compañía a su cliente y que consiste en comportarse con él como si de su novia se tratara. La escort GFE acompañará a su cliente al cine, le hará carantoñas, le colmará de mimos, le atenderá, le dará conversación, se preocupará por sus asuntos, le mirará con ojos de enamorada… Será, por decirlo de algún modo, el colmo de la ternura, de la dulzura y, por supuesto, también de la lujuria. La señorita de compañía para GFE es esa novia perfecta que de la misma manera que te seduce con sus triquiñuelas de novia enamorada te satisfará sexual y completamente para que no tengas ni la más mínima opción de pensar en otra mujer que no sea ella. ¿Para qué hacerlo, por otro lado, si estás acompañado de esa mujer con la que siempre soñaste? Cariñosa y seductora, tierna y viciosa, bella y entregada… ¿Qué más puedes pedir a una novia?. Pues aquí la tienes, novia de alquiler, sólo te da lo bueno, prescindes de lo malo.

Si deseas disfrutar de una intensa e inolvidable experiencia GFE junto a una escort para GFE sólo tienes que elegir a cualquiera de las señoritas de compañía, masajistas eróticas, chicas relax o callgirls para GFE anunciadas en webs como Girls Barcelona o Girls Madrid. Cualquiera de ellas puede convertirse en esa novia con la que siempre soñaste. Recuerda que donde más abundan las escorts GFE es en Barcelona y Madrid, en ciudades más pequeñas la oferta se reduce considerablemente.

Escort GFE

Pero … ¿qué es una escort?

Escort es un neologismo que se refiere a acompañantes de lujo, o que es lo mismo, una prostituta de lujo. Son chicas educadas, elegantes y guapas que ofrecen una compañía de más calidad que la de las conocidas de toda la vida como putas. Aunque ahora muchas chicas se atribuyen la definición de escort, muchas de ellas no lo son porque ofrecen un servicio con prisa, en un lugar poco adecuado y sin el trato que una escort dispensa. Vamos, que es follar con menos glamour y clase, meterla en caliente sin más.

Porque la auténtica escort de lujo, la verdadera señorita de compañía, no es sólo una mujer que presta su cuerpo a cambio de una remuneración económica para que un hombre se desahogue sexualmente. La escort de lujo es una mujer que sabe perfectamente lo que un hombre necesita. Y por eso es experta en ofrecer lo que se conoce como servicio GFE.

Ventajas de una escort GFE sobre una novia convencional

Muchas y aquí sólo vamos a enumerar unas cuantas Primero no tendrás que estar arrastrándote para conseguir una cita con una chica que dicho sea de paso, seguro que no es tan guapa como una escort GFE. Después, si haces cuentas, seguro que te sale el polvo mucho más barato porque además con la escort lo tienes asegurado, con la chica que intentas ligarte está por ver. Y por último, que la vida es muy corta para estar cortejando a una mujer, emplea el tiempo en cosas más útiles y no en elevar la autoestima a muchas mujeres que no lo merecen. Pero vamos, es una cuestión de pragmatismo, olvídate de «princesitas» y acude a mujeres de verdad

princesitas

Y ahora un poco sobre sexo y amor

El sexo es sexo y el amor es amor. Que la literatura, el cine y los prejuicios morales heredados de nuestra educación nos empujen a concebirlos en ocasiones como un todo inseparable no quiere decir que lo sean. Si lo pensamos bien, ¿qué tendrán que ver el deseo de pasar la vida junto a una persona, los proyectos vitales en común y la ilusión más o menos compartida de engendrar un retoño con el placer que se experimenta cuando unos labios de mujer nos obsequian con una mamada hasta el final o cuando se siente en los labios la humedad sedosa y ardiente de una vagina o cuando el pene estalla de placer en la acogedora y estrecha profundidad de un ano? Poca cosa, en el fondo.

¿Quiere eso decir que el sexo entre seres humanos debe ser entendida como una simple actividad animal en la que el macho alivia la tensión sexual que se apodera de sus genitales de manera casi mecánica? No. Ni mucho menos. No es necesario irse de un extremo al otro al teorizar sobre cómo debe ser el sexo para resultar placentero y satisfactorio. Ni vamos a dejarnos llevar por la ñoñería de pensar que el sexo sólo puede ser gozoso si va acompañado de amor ni vamos a caer en el extremo de pensar que el sexo es sólo, en los seres humanos, el resultado de un impulso animal.

El hombre es un animal, sí; pero un animal cultural. El hombre está maleado por la cultura y la cultura, al malear nuestra animalidad, ha convertido el sexo en algo más complejo de lo que puede ser, por ejemplo, para un perro o un gato. Uno de los frutos más evidentes de la influencia de la cultura en nuestra sexualidad es el erotismo.

Otro de los efectos que el poso cultural deposita sobre nuestra sexualidad es la necesidad que tenemos de introducir en nuestras relaciones sexuales un cierto contacto humano, una corriente de afinidad que puede provenir de la dulzura, del respeto, de la ternura, del trato cariñoso… Por eso los hombres acostumbran a buscar en las mujeres algo más que sexo mecánico y animal. Incluso en las profesionales del sexo.

¿Te quedó claro?, ¿verdad que no?. Pues lo mismo es una novia convencional, no la entenderás nunca y cuando se de cuenta de ello ni te dejará follar… ¿Seguro que no prefieres una GFE?. El amor y romanticismo está sobrevalorado, se un hombre moderno y no pierdas el tiempo con mujeres que sólo quieren marear la perdiz.