Sexhop Online

Tema 5 (el diseño de tu estado de ánimos)

Mujeres hermosas crean estados alterados de conciencia. ¿Qué queremos decir por un estado? Un estado es la combinación de sus representaciones internas. Es lo que visualizas, los sonidos, lo que te dices a ti mismo y su filosofía, como la forma en la que estás respirando, la postura, el tono muscular, el movimiento, la sensación en tu cuerpo.

En un nivel más profundo, en tus creencias, en tu identidad, tu sentido de la capacidad, tus posibilidades y todos los significados que atribuyen a estas situaciones.

Recuerda que cuando las cosas funcionan fuera de la conciencia, tienden a tener un poder irresistible e hipnótico.

¿Qué queremos decir con un estado de ánimo alterado? ¿Nos referimos a un estado místico de unión con el Universo? No necesariamente. Un estado alterado es simplemente un estado en el que el estado anterior estaba, y ya no está, en aprendizaje. No puede ser un perjuicio: puedes tener un mejor conjunto de ideas, creencias o representaciones internas.

Estados alterados no se limitan a experiencias con drogas, son los que suceden todo el tiempo de todos los modos.

La pregunta no sería: ¿Vas a entrar en un estado alterado? La auténtica cuestión sería: ¿Vas a entrar en un estado alterado que será útil para ti y te ayudará en tus propósitos?

Cuando estás en ciertos estados, eres capaz de acceder a las habilidades que no están disponibles en otros estados.

Tomemos un ejemplo bastante común. Conoces, seguramente, tu número de teléfono. Si yo te dijera: dime tu número de teléfono ¿Qué harías? Me lo dirías, ¿siempre y cuando te acuerdes, no? Digamos que circulas a 120 km por hora por la autopista y, de repente, el motor se enciende y empieza a arder, ¿ves tu vida pasar por tus ojos?

Si te pregunto tu número de teléfono, es posible que no te acuerdes o que en ese momento, no tengas acceso a esa información. Tienes que entender es que las habilidades del aprendizaje depende del estado en el que estés.

Otro principio es que tu estado puede ser controlado y creado por ti. No tienes que aceptar un “estado predeterminado”. Un estado predeterminado es aquel que normalmente entra ya que la fuerza de la costumbre así le ha enseñado. No quiero que entres en ese estado.

Quiero que sepas que puedes diseñar tu propio estado. No es como cuando hay que cambiar el aceite al coche, que vas al mecánico: también lo puedes hacer tú mismo.

Piensa en términos de receta. Cualquier estado que deseas crear es sólo la combinación de la representación interna, fisiológica o enemigos de la sensibilidad en el cuerpo. Si quieres un estado de cambio, cambia la receta.

¿Cómo podemos cambiar la receta? Pongamos un ejemplo: estamos horneando un pastel y si sacamos el calor del horno, no conseguiremos la tarta que queríamos preparar. Podríamos cambiar el orden de la receta o podríamos cambiar las porciones de los ingredientes.

Esto se traduce a lo siguiente: si en tu mente haces imágenes de las mujeres que te han rechazado, las puedes hacer grandes o pequeñas. No nos interesa que hagas una imagen grande de tus fracasos. Si tienes una voz interior que te dice: “nunca vas a llegar a ninguna parte” tienes que cambiarla rápidamente.

Lo que tienes que aprender y no decirte nunca es: “nunca esa persona será como tú, eres un perdedor”. Hay un montón de elementos que se pueden cambiar en tu receta, en tu estado.
Una idea sería que ganarás a la conciencia y podrías controlar tu estado. Incluso más allá de controlar, ganas la posibilidad de jugar con tu mente. Ciertamente, es preferible tener el control que no tenerlo, pero más aún es tener el control del diseño, el juego o la diversión.

Cuando eras niño, jugabas con playmobils o con legos, o con un scalextric. No lo hacías por tener un control hacía esos juguetes, lo hacías por divertirte. Eso mismo podrías hacer con tu estado de ánimos.

Entender que nunca te podrá pasar a ti: no tengas ataques de ansiedad, no es por norma ser tímido en un ser humano. Es algo que se ha creado en tu subconsciente. Por lo tanto, tú puedes cambiarlo y crear algo nuevo, diferente y mucho más divertido.

Este sería otro principio a tener en cuenta. Por supuesto, las mujeres hermosas tienen un estado algo alterado. ¿Por qué no diseñar el estado en el que se desea estar? Podrías pararte a pensar: ¿qué estado de ánimos sería más útil para mí en cada momento? Hay que visualizarlo: como te hablas a ti mismo, el flujo de sentimientos en tu cuerpo, lo que sientes con tu ropa, la forma de tu cuerpo y la forma en que te suelen hablar.

¿Qué creencias son más útiles para ti? ¿Crees que sería útil tener la certeza de que una mujer bonita te puede juzgar mal y ya serás tachado de mala influencia para toda la vida? ¿Crees que eso es útil y te servirá en el resto de tu vida? Pues no, aunque hay mucha gente que piensa lo contrario. ¿Cuáles son las representaciones internas y creencias que te gustaría tener?


Dejar una respuesta