Sexhop Online Ligar con chicas

Eva nos presenta este artículo.

Eva es una feroz loba en la cama. Si quieres conocerla personalmente, ver sus fotos o informarte de sus servicios, pincha en su foto o en el enlace siguiente: Ligar con chicas.

El “caso Julien Blanc”

En nuestro blog de Objetivo Ligar hemos dado muchos consejos para convertirse en un buen seductor. La mayor parte de ellos están obtenidos de los estudios realizados por numerosos expertos y expertas en seducción. Dicen que cada maestrillo tiene su librillo, y, en lo referente a seducción, son muchos los librillos que andan rodando por ahí. Uno de ellos, sin embargo, ha coleccionado, pese a su popularidad, más críticas que halagos. De hecho, tres países (Reino Unido, Australia y Singapur) vetaron su entrada en sus territorios. Nos referimos al coach estadounidense Julien Blanc.

Nacido en 1988 en Suiza y nacionalizado estadounidense, Julien Blanc se ha dedicado a ofrecer seminarios y cursillos de seducción por todo el mundo. Julien Blanc ha sido también uno de los coach más innovadores. Sus cursos en video y sus apariciones en Youtube forman ya parte de la historia de la enseñanza de la seducción. Sus métodos para conocer y seducir mujeres destacaron rápidamente por su “originalidad” y por la controversia que ocasionaban. Un ejemplo: 150.000 personas firmaron en Reino Unido solicitando que el gobierno impidiera que Julien Blanc entrara en el país. La presión sobre las autoridades británicas funcionó. Reino Unido, como hemos visto, vetó a Julien Blanc.

A Julien Blanc se le ha acusado de misógino y se ha dicho que sus métodos de seducción rozan el acoso y, en algunos casos, el maltrato. De entre todas las estrategias de seducción de las que hemos hablado aquí, ésta es, sin duda, la más agresiva. De hecho, lo es tanto que en Objetivo Ligar desaconsejamos absolutamente su puesta en funcionamiento. ¿Por qué? Por las mismas razones por las que han sido criticadas por tanta gente: porque no nos parecen éticas y porque, creemos, implican una degradación de la mujer y un cierto grado de maltrato.

Al plantearnos la conveniencia o no de hablar de Julien Blanc en nuestro blog sobre la seducción hemos tenido muchas dudas. Si hablamos de él, al final, es porque creemos que conviene al aprendiz de seductor saber tanto lo que debe hacer para seducir o conquistar a una mujer como lo que en modo alguno resulta recomendable para conseguir dicho objetivo. Ése es el motivo por el que, al final, hemos decidido hablar aquí de Julien Blanc.

Julien Blanc asegura que se planteó ser coach de seducción tras leer The Game, el famoso manual de seducción publicado por uno de los grandes gurús de la seducción, Neil Strauss, y editado en España con el título de El método. De Neil Strauss y de su método de seducción ya hemos hablado en nuestro blog. En nuestro artículo “El método de seducción de Neil Strauss” hablábamos de cómo los consejos de Strauss para ligar habían sido considerados por muchas personas como demasiado “agresivos”. De hecho, hasta comentamos en nuestro post que el propio Strauss había abjurado en buena medida de ciertos consejos de seducción que había dado en El método. Pues bien: a Julien Blanc los consejos de seducción de Neil Strauss le parecieron… blandos. Eso, y el hecho de que no le resultaran fructíferos a la hora de ligar, hizo que Julien Blanc buscara y elaborara su propio “método”.

Julien Blanc asegura que tardó uno seis meses en elaborar su propio método para ligar. Y que ese método sí le dio resultados. Lo ensayó en Los Ángeles y, afirma, consiguió muchos éxitos. O sea: que fueron muchas las mujeres que cayeron, según afirma, rendidas a sus pies. El siguiente paso de Julien Blanc fue convertirse en coach. Tras una preparación de dos años, lo consiguió. A partir de ese momento, su profesión sería divulgar sus saberes como maestro de seducción. Fueron miles de personas las que lo eligieron como gurú y miles también las que decidieron “comprar” (literalmente) los métodos de seducción de Julien Blanc: adquirían sus vídeos, asistían a sus seminarios y tomaban sus consejos como mandamientos. Otras miles de personas, por el contrario, pusieron el grito en el cielo. Los métodos de seducción de Julien Blanc les parecían, simple y llanamente, apología del abuso psicológico y, en ocasiones, físico, de la mujer.

Apología del abuso

El polémico método seductor de Julien Blanc se fundamenta en ocho áreas de actuación. Dichas áreas son las siguientes:

  • Uso de la intimidación.
  • Abuso emocional.
  • Aislamiento.
  • Negación, culpabilización y minimización.
  • Uso de los niños.
  • Uso de los “privilegios masculinos”.
  • Abuso económico.
  • Uso de la coerción y amenazas.

Sin duda, las áreas de este método de seducción no dejan lugar a duda sobre la carencia de prejuicios morales del mismo. Para Julien Blanc no parece importar demasiado los sentimientos de la mujer ni el respeto por ella. Por eso da consejos directos sobre cómo hacerle sentir miedo, humillarla o controlar lo que hace. Blanc propone utilizar a los niños para dejar mensajes a la mujer a la que se quiere “conquistar”, recomienda tratarla como a una sirvienta, amenazarla con dejarla e, incluso, sugerir un posible suicidio si ella no atiende a las “súplicas”.

¿Repugnante, verdad? Pues, aunque parezca mentira, fueron muchos los hombres que, como hemos dicho, convirtieron la palabra de Julien Blanc en palabra de Dios. Estos hombres, además, aplaudían los vídeos publicados por Blanco y veían en ellos el espejo en que mirarse. En esos vídeos, por ejemplo, se podía observar a Julien Blanc en plena acción, cogiendo a mujeres por el cuello o forzándolas para acercar sus cabezas a su entrepierna.

Indudablemente, no podemos defender ese tipo de comportamiento por mucho que Julien Blanc haya alegado que su objetivo era enseñar a los hombres a “ganar confianza” en sí mismos y por mucho que en su momento declarara que no había pretendido “ofender a nadie”. Faltaría más. Seducir no es sólo conseguir el sí de una mujer. Seducir es, fundamentalmente, sentirse amado. Y Julien Blanc lo que consiguió con su método fue, ni más ni menos, el título de “hombre más odiado del mundo”.


Dejar una respuesta