Sexhop Online

Supercalifragilisticoexpialidoso.

Desde siempre me han gustado las palabras, saber su significado, buscar sinónimos, para luego poderlas usar en alguna frase. Me gusta romperme la cabeza, cada día, haciendo crucigramas. Las palabras me fascinan. Puedo ser un poco retorcido, pero es que cada palabra puede tener varios significados.

Como todos sabemos, la vida de una persona puede cambiar en tan sólo unos segundos.

Las personas tienen la capacidad de crear un impacto en alguien, ya sea dar felicidad o, causar mucha tristeza.

Una simple frase puede moldear el futuro de una persona y a todos los que le rodean.

Por lo que habría que medir las palabras que decimos, porque podrían hacer mucho daño.

Con el amor que tenía por las palabras, un día bebiendo en casa, decidí compartir mi “don divino” y descubrí un mundo nuevo en internet. Esencialmente las páginas de contacto.

Antes he dicho que el aburrimiento llenaba mi vida, aunque esa no es toda la historia. Con mi matrimonio en curso, navegando hacia el borde del mundo, me encontraba viendo la tele con mi maravillosa hija cuando me rasque la nuca y me encontré un bulto.

De repente, un nudo en la garganta. Por lo que había escuchado, tener un bulto en el cuello no era de lo más normal. Fui al médico y, pronto, me diagnosticaron cáncer. Me sentí abatido y sin ganas de nada, por lo que me tumbé en la cama con el portátil y no salí en días.

Un año difícil, entre hospitales y la soledad de mi casa. Así que me traslade a casa de mis padres para sentirme acompañado en todo momento. Comencé jugando al solitario, pero terminé entrando en internet en busca de cosas por hacer. Encontré páginas de citas y, ¿por qué no entrar a investigar?

No es ninguna ciencia poder lanzar cohetes al cielo.

Sabemos que en los sitios de citas por internet, hay gente que se adapta nada más entrar. Ellos encuentran fácilmente a sus almas gemelas. Las webs de citas pueden ser de lo más simple a lo más compleja, pero siempre encuentras a gente interesante. Hay personas que buscan una relación, los hay que buscan amigos, también los hay que sólo quieren conversar, los que buscan solo sexo, etc. En estos sitios es muy fácil romper el hielo, siempre y cuando tengas el conocimiento adecuado.

No es ninguna ciencia el poder lanzar cohetes al cielo, aunque es más fácil enviar un mensaje con el número de teléfono y un beso. Tal vez funcione en algunos casos, pero no era el mío. Para mí, después de conocer a una chica especial en el chat y pasar unas tardes junto a ella, le envié mi número personal. Algunos de mis amigos me llamaron loco, pero yo era feliz cada minuto vivido con ella. Cuando me iba a la cama, deseaba dormirme para poder despertar de nuevo y encontrarme con ella.

Siempre he tenido problemas con los libros de autoayuda o los libros de citas. Había un vídeo en internet de un chico que hablaba por edades, que según tu edad podrías ligarte a una chica por una módica cantidad de dinero. Pero, ¿por qué no encontrar una chica con mucho dinero, se case con ella y se retire y deje sus trucos sin pedir nada a cambio? No le encontré mucho sentido.

Tengo un motivo para escribir estas líneas en el blog: es que tengo mucho tiempo libre. Ahora tengo una relación placentera y, cómo no voy a visitar más sitios de citas por internet, voy a dedicar mi tiempo a hablar sobre mi experiencia. El tratamiento del cáncer me dará tiempo para ello.

Encontré un medio adecuado para el estilo de vida que llevaba. Recuerdo el primer mensaje de mi actual pareja, como si hubiera sido ayer, y, como no, las buenas sensaciones que tuve en aquella primera conversación con ella. Lo recuerdo todo, las emociones que tuve en aquel momento.

A veces pienso en el largo viaje que me trajo hasta aquí, pero en donde aprendí una lección muy valiosa. Mi amor por las palabras me ayudaron mucho, tenía ventaja a la hora al escribir mensajes y leer perfiles. Leía perfiles, escribía mensajes en relación a lo que ponía y esperaba su respuesta. Después era seguir la conversación y, finalmente, encontrarnos. Sabía que las palabras se pueden interpretar de muchas maneras, pero yo sabía cómo dar en la diana.

Tuve una experiencia con una chica del este un tanto desagradable. Tal vez no entendió nada de lo que le dije y, es por eso, que me respondió de una forma poco coherente. Tras varios fallos, aprendí a analizarlo todo, estudiar los perfiles detenidamente y a evaluarlos con precisión.


Dejar una respuesta